domingo, 19 de julio de 2009

Olvidar...!

Todo se torna tan difícil,
en las noches no dejo de pensar.
Quisiera que fuera fácil olvidar
y lo más rápido posible, el dolor borrar.

jueves, 16 de julio de 2009

Olvidar, quisiera.

Un corazón vacío,
no es eso lo que tengo.
Es un sentimiento vivo,
que aunque no quiero contengo.

Quisiera no sentir frío,
quisiera no estar sufriendo;
Sentir que ya te he perdido,
me tumba y deja cayendo.

Quisiera olvidar, lo ansío,
parece que estoy muriendo;
me siento aun tan herido,
¡qué triste este pensamiento!

Que pase rápido, pido,
no quiero seguir fingiendo
por fuera, estar tranquilo,
que asi me voy destruyendo.

La mente me juega sucio,
y superarlo ahora no puedo.
El tiempo que haga lo suyo,
no quiero fallar de nuevo.

Concluye triste y sin prosa,
despacio cada palabra;
Sin días ni horas rosa,
llorando en el fondo mi alma.

Buscando razones para sonreir

Con un verso o una rima,
poner fin es lo que quiero.
Que ya el llanto se termina
sin usar un cancionero.

En mi casa, en las calles,
caminando o durmiendo;
mis sonrisas voy buscando,
en el centro de recuerdos.

Miro cartas y regalos,
más de mil fotografías;
¡son antiguas! fui pensando:
Mira cómo sonreías.

Esto busco, esto quiero,
digo: ¿cuánto hace de esto?
¡Mucho tiempo! y sin verlo,
en el suelo fui viviendo.

Ya no quiero, no con lágrimas,
no con lluvias ni lamentos.
Ahora quiero ir buscando
mil razones con sonrisas.

Mil motivos, viendo arriba,
¡así quiero vivir!
Decir siempre: ¡Voy buscando
razones para sonreir!

viernes, 10 de julio de 2009

¡Nunca me quisiste!

Fuertes emociones,
vanas alegrías;
Falsas ilusiones
con palabras frías.

Mucha indiferencia,
¿cuándo me quisiste?
pienso con paciencia:
no sé lo que hiciste.

Tardes sin canciones,
noches que partías
lejos de visiones
que jamás tenías.

Con inteligencia,
siempre retuviste
toda mi conciencia,
¡¡cómo lo viviste!!

¡Más de mil razones!
Creí que me amarías;
y sin condiciones
de mí, te enamorarías.

Cuánta la paciencia
y nunca me quisiste,
ni aunque mi presencia
a cada hora sentiste.

Ví tus confusiones,
cómo me herirías;
imaginaciones,
más no me darías.

No me fío en ciencia,
mi vida entera heriste;
con poemas, sin canciones,
nunca me quisiste.